lunes, 29 de agosto de 2016

Una frase escrita hace veinticinco siglos...

... que me ha hecho pensar un poco -¿hace falta dar más explicación para reproducirla?-.


Mirando por facebook, que lo utilizo más para recibir o leer información de todo tipo que para comunicarme con la gente -para eso, tengo otros medios o canales, o como quiera llamarse-, encontré en una página dedicada a la cultura e historia de la antigua Roma, y de Bizancio, una frase que me llamó lo suficientemente la atención como para reproducirla aquí, tanto por su profundidad, como por su antigüedad, y es esta:

"La naturaleza de Dios es un círculo cuyo centro está en todas partes y la circunferencia en ninguna" [Empédocles, filósofo griego del siglo V aC]

Empédocles fue un filósofo presocrático -si bien esta expresión es un tanto ambigua, pues algunos fueron contemporáneos de Sócrates-, que defendía la existencia en la naturaleza de lo que él llamaba "las cuatro raíces", que Aristóteles llamó más adelante "los cuatro elementos": tierra, agua, aire y fuego, y que también, de alguna forma, estaban presentes en la constitución del ser humano. La salud de un individuo, como de un animal o planta, dependía, entonces, del equilibrio de estos cuatro elementos primordiales -raíces, en su desarrollo teórico-.


Y nada mejor que acompañar el texto con un ejemplo arquitectónico extraordinario para la época, y para cualquier época, realmente: el Panteón de Roma, con su cúpula coronada por un enorme espacio redondo por donde entra suficiente luz natural como para que se haga innecesaria cualquier luz artificial.

Y la página de facebook es:  Roman and Byzantine History.

No hay comentarios:

Publicar un comentario